La elección entre una cocina abierta, semiabierta o cerrada depende en gran medida de las preferencias personales, el estilo de vida y las necesidades de cada persona o familia. Ya sabéis que a PUNTAL TÉCNICO nos encanta abrir paredes, que la cocina se inunde con la luz del salón, creando un espacio único y amplio de reunión con familiares y amigos.

Pero como decimos, cada forma de vida es única y tu hogar se tiene que adecuar a ella.

Te proponemos algunas ventajas y desventajas de una cocina abierta, semiabierta y cerrada. Cada una de ellas tienen sus pros y contras. Además, lo que es bueno para una familia, puede ser algo negativo para otra.

 

Cocina abierta:

Ventajas:

Sensación de amplitud: Al no tener paredes que la separen del resto de la casa, una cocina abierta puede hacer que un espacio parezca más grande y aireado.

Socialización: Permite a quienes cocinan interactuar con los invitados o la familia mientras preparan la comida, lo que fomenta la conversación y la conexión. Cuántas veces estamos cocinando y oímos risas en el salón, sin poder entrar en conversación.

Mayor luminosidad: Al no haber paredes, la luz natural del salón puede fluir libremente en la cocina, dando ganas de cocinar en ella.

Inconvenientes:

Olores y ruido: Los olores de la cocina y el ruido de los electrodomésticos pueden olerse y escucharse mientras, por ejemplo, el resto de la familia está viendo la tele. Los olores y el humo se pueden solucionar con una buena campana extractora, fundamental en este tipo de cocina.

Mantenimiento: Una cocina abierta tiende a acumular más polvo y suciedad en las áreas comunes, lo que puede requerir una limpieza más frecuente. Además, al estar a la vista, el orden es primordial.

Privacidad: Si bien mientras cocinas puedes sociabilizar, como te comentábamos antes, puede que eches en falta un poco de privacidad al cocinar, sobre todo si es una comida muy elaborada o necesitas concentración y tus invitados ya han llegado.

Cocina semiabierta:

reforma-integral-vivienda-calle-jacomar-detalle-coina-1Ventajas:

Sensación de separación: Las cocinas semiabiertas (o semicerradas) se están poniendo de moda. Aunque no está completamente cerrada, una cocina semiabierta puede proporcionar una sensación de separación visual y espacial entre la cocina y el resto de la casa. Esto se suele hacer bien con una cristalera corredera o un semitabique. De esta manera la transición es sencilla y a la vez que tienes privacidad al cocinar, también estás cerca de tus invitados o familia.

Socialización moderada: Aún permite cierta interacción con los invitados o la familia, pero con un grado de separación que puedes controlar.

Flexibilidad: Permite la personalización del grado de apertura mediante la instalación de elementos como barras o paneles móviles. En el caso de puertas correderas (bien sea estilo industrial, cristaleras o más clásico de madera) puedes cerrar cuando quieras y tener privacidad y evitar humos o ruido, o abrirlas para que la cocina se integre al salón.

Inconvenientes:

Menos luz natural: Dependiendo del diseño, una cocina semiabierta puede recibir menos luz natural que una cocina completamente abierta.

Olores y ruido: Igualmente, según cómo esté diseñada, aunque no tan pronunciado como en una cocina abierta, aún puede haber una propagación de olores y ruido hacia otras áreas del hogar.

Posible falta de privacidad: para quienes valoran la separación total entre la cocina y el resto de habitaciones o salón.

Cocina cerrada:

Ventajas:

Privacidad y separación: Proporciona la máxima privacidad y separación entre la cocina y el resto del espacio habitable, lo que puede ser ideal para aquellos que prefieren mantener las actividades de cocina y reunión separadas.

Control de olores y ruido: Al estar completamente cerrada, una cocina cerrada ayuda a contener los olores y el ruido asociados con la cocina, manteniendo el resto del hogar más limpio y tranquilo.

Menor mantenimiento: Al no estar expuesta a áreas de estar comunes, una cocina cerrada tiende a requerir menos limpieza y mantenimiento en comparación con las cocinas abiertas o semiabiertas, y puedes permitirte ese pequeño desorden cuando tienes mucho que hacer y lo dejas para un poco más tarde.

Inconvenientes:

Menor sensación de amplitud: Una cocina cerrada hace que el espacio parezca más pequeño y confinado, especialmente si es de tamaño reducido.

Menos luz natural: Al estar cerrada, una cocina puede recibir menos luz natural, lo que puede requerir una iluminación artificial adicional.

Menor interacción social: Limita la interacción social mientras se cocina, ya que el cocinero/a está separado del resto del hogar.

 

¿Hay una cocina para cada tipo de vida?

La elección del tipo de cocina adecuado para diferentes tipos de familias puede depender de varios factores, como el tamaño de la familia, las preferencias personales y el estilo de vida. Compartimos algunas sugerencias sobre qué tipo de cocina es adecuada a  según qué tipo de familia seas:

Familias pequeñas o parejas:

Cocina Abierta o Semiabierta: Para familias pequeñas o parejas, una cocina abierta o semiabierta es la una opción ideal. Esto fomenta la interacción social mientras se cocina y crea un ambiente más acogedor para pasar tiempo juntos.

Familias con niños pequeños:

Cocina Semiabierta: Para familias con niños pequeños, una cocina semiabierta puede ser una buena opción. Te permitirá supervisar a los niños mientras juegan en áreas comunes, al tiempo que proporciona cierta separación para mantenerlos seguros de los peligros de la cocina.

Familias numerosas o multigeneracionales:

Cocina Cerrada: Para familias numerosas o multigeneracionales, una cocina cerrada puede ser más práctica. La privacidad puede ser más valorada en una familia grande, ya que cada uno tiene su estilo de vida y horarios: pueden estar haciéndose la cena, otros en el salón estudiando o viendo la tele,.. sin molestarse.

Estilos de vida activo pero queriendo fomentar la unión:

Cocina Abierta: Para familias con un estilo de vida activo, que no paran por casa en todo el día y donde la comida o la cena es el centro de reunión y encuantro de todos los miembros de la familia. Para ellos, lo mejor es una cocina abierta, donde se pueda interactuar e implicar en el tiempo de preparación de la comida a toda la familia.

Personas que disfrutan de cocinar o entretener:

Cocina Abierta o Semiabierta: Para aquellos que disfrutan cocinando o entretener a menudo, una cocina abierta o semiabierta es la más adecuada. Esto permite al anfitrión socializar con los invitados mientras prepara la comida, creando una experiencia más integrada y acogedora.

Como ves, la elección de una cocina abierta, semiabierta  o cerrada, dependerá de tu estilo de vida y tus necesidades. Porque tú eres quien hace Hogar.

 

¡Compártelo!